Eskulan en Papyriphera

 

Eskulan es un molino papelero que nace en 1983 en Guipúzcoa de la unión del Ingeniero Técnico Papelero Juan Manuel Barbé Arrillaga y la artista gráfica, licenciada en BBAA y enamorada del papel como soporte artístico Carmen Sevilla Rodríguez.

 

Posteriormente, Carmen funda su propio taller de grabado, en el que tendrá la posibilidad de experimentar todas las utilidades del papel Eskulan para distintas técnicas, no sólo de gráfica sino también técnicas al agua y al aceite, así como la utilización de pigmentos secos. De esta manera, la obra de Carmen queda ligada al papel Eskulan, que será el soporte de todas sus creaciones de pintura, grabado y dibujo.

 

El papel Eskulan, que ya había sido utilizado en la edición de libros con obras originales en litografía y grabado calcográfico, tiene sus comienzos estrechamente ligados a Asturias, donde el molino de papel colabora con la Editorial Urrieles y posteriormente con la Editorial Trea.

 

En la década de los 90, Eskulan está afianzado y trabaja para talleres de edición de obra gráfica por toda España y Francia, siendo el soporte de obra de una innumerable lista de grandes artistas de renombre nacional e internacional que han llevado al papel Eskulan a museos como el Moma y el Guggenheim de Nueva York y Bilbao, el Reina Sofía y la Biblioteca Nacional de Madrid, entre otros.

 

La creciente popularidad y difusión de este papel, hace que el taller Eskulan sea requerido para dar diversos cursos de la mano de entidades entre otras como el Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos y el Museo de Grabado Español Contemporaneo de Marbella. Paralelamente, Eskulan colabora también con el Instituto Cervantes, la Fundación ArtSur y la Fundación Latino Grameen en el ámbito de la cooperación, llevándole a realizar proyectos de diversa índole en países como Jordania, Marruecos, Nicaragua y Siria.

 

Además de su trabajo de difusión e investigación, Eskulan lleva años encuadernando y haciendo libros de viaje y de apuntes. Carmen comienza por coser estos libros. Posteriormente, en sus creaciones plásticas, aprende a hacer ella misma el papel, creando durante el proceso papelero la propia obra. De este modo, obra y papel son un todo, con los cuales también edita libros de artista.

 

Tras más de 30 años de trayectoria, el taller Eskulan se instala en Asturias en 2014, pudiendo encontrar sus productos a la venta en Papyriphera.